Clavos y Puertas, o como un edificio de 100 años resiste en Ginebra

Puertas interiores originales con ventana travesaño y ventilación
Puertas interiores originales con ventana travesaña y ventilación.

GINEBRA – La última de mis tareas dominicales fue la reparación de una de las puertas interiores de mi apartamento que fue construido por eso de 1913. Digo, por eso de, ya que esa es la fecha estampada en la fachada del edificio gemelo vecino.   

Si bien hay un montón de edificios antiguos en Ginebra, el nuestro es probablemente uno de los pocos que quedaba hasta hace muy poco prácticamente intacto (para bien o para mal).

El estado original del edificio – en espíritu, no en su cuidado – fue uno de los argumentos que me convenció a alquilarlo cuando encontré el apartamento; es por eso que a sabiendas que eran ineficaces contra el frío y transparentes al ruido, entristecí al ver desmontar las ventanas de paneles sencillos que habían sido puestas hace 100 años.

Beautiful single pane/brass fit cedar framed windows remaining in building.
Ventanas enmarcadas en cedro y ajuste de latón que quedan en las escaleras.

Hasta hace cuatro años, el edificio contaba con habitaciones originales de lavado ubicadas en el grenier o ático. Hasta ese entonces quedaba una sala de lavado y una estufa vieja. Era un vedado de conejos de habitaciones independientes que contaban su historia a través de restos urbanos acumulados y abandonados durante 100 años de vivienda urbana.

A pesar de que a menudo pensé hacerlo, nunca llegué a documentar en imágenes el museo viviente que quedaba en el ático.

Lo único que rescaté, fue esta señal de latón, escrita en tinta roja y a mano en caligrafía perfecta, que tomé hace dos años antes de que las habitaciones del ático se convirtieran en dos nuevos apartamentos.

Señal antigua pintada a mano
Señal en francés que prohíbe a los residentes el uso de la sala de lavado antes de las 7:00 en verano u 08:00 en invierno, y después de las 19:00 de la noche. Un lavadero de cemento comunal todavía quedaba en el ático.

Hoy, el fantasma de los obreros de antaño me visitó de manera accidental.

Mientras reparaba la puerta, una grieta de bisagras intercaladas que se mantenían selladas “invisiblemente” entre los paneles, puso al descubierto un clavo de acabado de cabeza plana

No fue hasta cuando removí el clavo para reemplazarlo con un tornillo de madera que me di cuenta que la puerta había permanecido intacta durante 100 años.

Rue des Confessions Bldg
Puntilla original de la puerta encontrada en mi edificio construido alrededor de 1913.

Fue allí cuando nuevamente me enamoré de mi apartamento.


Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. higinio carrillo dice:

    EN 1913 EPOCA EDUARDIANA EN INGLATERRA YA POR ENTONCES LOS SUIZOS TRABAJABAN CON ONRADEZ ,, SI OCURRE EN ESPAÑA ESTARIA DERRUIDA ACE 50 AÑOS PARA ESPECULAR LAS INMOVILIARIAS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s